OBJETO

En el presente documento se recoge el Código Ético aplicable en el municipio de Rivas-Vaciamadrid en las instituciones donde haya cargos electos y/o de libre designación.

Este Código Ético es el compromiso de actuación en la actividad política de forma honesta, honorable, de alto nivel de exigencia, servicio social y democrático. El comportamiento en el ejercicio de esa actuación ha de ser reflejo del cumplimiento de estos preceptos de forma que la conducta colectiva de la Organización sea reflejo de la individual de cada uno de sus cargos, electos o no.

Cada Organización debe dejar muy claro a sus votantes y a la sociedad a la que dice representar que tiene unos principios éticos en los que su Política se verá reflejada en el modo de comportarse, en la conducta social y profesional de los cargos electos y públicos que representen a la Ciudadanía.

PARADIGMAS Y/O PRINCIPIOS

La historia de la Unidad popular nos muestra unos orígenes donde la transparencia, la honestidad personal y la ética política de sus responsables han sido siempre señas de identidad en sus actuaciones.

La pertenencia a un espacio como este implica el compromiso, tanto individual como organizativo, de luchar por conseguir una sociedad igualitaria, de justicia social, democrática, basada en políticas éticas acordes con una ética política individual y social, que prime la transparencia, la rendición de cuentas, la coherencia en el cumplimiento de la actuación política como ética de lo colectivo y todas aquellas cualidades que fortalezcan la legitimidad y bondad de las políticas de Unidad popular referidas al cambio social y político que pretende.

PREÁMBULO

Es notorio y público que la política actual es entendida por la ciudadanía como sinónimo de malas prácticas en las que la corrupción, la falta de valores sociales y morales ha generado en la sociedad una “hipocresía democrática” donde la falta de honestidad política presupone, a ojos de la sociedad, una falta de honestidad personal. Esta sensación es y ha sido fomentada por medios de comunicación que se erigen en adalides de una supuesta “moralidad” que encubre en realidad grandes dosis de difamación y ataques a enemigos políticos aprovechándose de una cultura social basada en “pelotazos” “amiguismos” “clientelismos” y toda clase de actuaciones en las que la Política se convierte en politiquería.

La necesidad, por tanto, de que las Organizaciones editen unas normas de conducta en las que sus dirigentes, sus cargos públicos sus militantes e incluso los trabajadores públicos deban seguir en el desempeño de sus funciones es, a estas alturas, un imperativo de todo punto imprescindible.

La Unidad popular no es ajena a esta necesidad y, mediante este documento, propone un Código Ético para uso de todos sus cargos públicos, representantes, etc., en el desempeño de sus cargos y en la toma de sus decisiones, ambos al servicio de la ciudadanía y el bien común.

SUJETOS DEL CÓDIGO ÉTICO

Están sujetos al cumplimiento del Código Ético:

  • Los cargos políticos electos
  • Asesores y personal de confianza de los cargos electos

BASES ÉTICAS SUSTENTADORAS DEL CÓDIGO

Este Código ético se basa en los valores y actitudes fundamentales siguientes:

DISPOSICIÓN FINAL

Este Código será revisado periódicamente para adaptarlo a las nuevas realidades sociales y políticas que vayan surgiendo, y será desarrollado reglamentariamente en los apartados que se estime necesario.

Comparte...
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedIn